La disciplina filosófica ante los medios

Por Fabio Morandín Ahuerma*

El mundo es la totalidad de los hechos, no de las cosas.
Ludwig Wittgenstein/Tractatus logico-philosophicus


Si sólo una parte ínfima del conocimiento que adquiere el sujeto lo hace de manera directa aprehendiendo al objeto a través de sus sentidos, cuándo podemos decir que conocemos la realidad y qué es lo que en realidad conocemos.

El remanente empírico es el acto de la aprehensión que el sujeto logra del hecho en sí pero ¿es posible obtener conocimiento sin mediaciones? ¿cuál es el vehículo objetivo para conocer al mundo?

Para responder a esto requerimos de por lo menos tres planteamientos epistemológicos básicos:
a) El conocimiento mediado del mundo. El modo en que el sujeto cognoscente aprehende (y objetiva) al mundo fenoménico, a través del discurso (relatos) de los medios masivos.
b) Las variables que posibilitan ese proceso, las variables que lo sesgan y las que lo cancelan.
c) El análisis del valor del conocimiento adquirido a través de los medios.

Información no es lo mismo que conocimiento pero el modo en que el sujeto aprehende, crea y recrea el imaginario es un tema que, hasta ahora, sigue abierto, y en el que la filosofía, como herramienta metodológica de análisis y propuesta, continúa en deuda.

Lo mismo en relación al emisor: los medios deben ser sujetos de análisis desde el punto de vista de la filosofía social como generadores de opinión, información y de pathos social.

La principal aportación que esperamos hacer es generar discursos sobre los medios con un andamiaje de argumentación filosófica que explique cómo y hasta qué punto los medios de comunicación inciden, moldean, crean y recrean el devenir social.

Una sociedad del conocimiento que reclama de los planteamientos clásicos de la filosofía una respuesta a problemas contemporáneos, complejos, interdependientes y de abordaje multidisciplinario, como lo son los fenómenos generados a partir de las dinámicas de los medios de masas.

Los retos globales necesitan acciones concretas, glocales que participen de un andamiaje teórico que apele a las ideas. Ideas creativas para un mundo que nos demanda a todas las disciplinas un hoy y un aquí.

Son las ideas las únicas capaces de transformar al mundo, y es la filosofía la disciplina por excelencia generadora de pensamiento que, enfocado a problemas concretos, puede y debe (axiológicamente) hacer propuestas en aquello que atañe al modo en que los seres humanos interpretan e interactuan en el mundo.

No se puede entender al hombre a menos que se analicen sus creaciones artísticas, sus productos intelectuales pero sobre todo, sus medios de comunicación. Los medios son el elementos de vinculación más importante y más valioso con que contamos para compartir ideas, proyectos e incluso sentimientos.

Por ello la filosofía, comprendida esencialmente como una reflexión sobre la realidad fenomenológica del Ser y del ser social, adquiere el compromiso (deontológico) de generar contenidos reflexivos que incidan en el entramado colectivo de la polis.

La realidad es una realidad mediada. El cine, la radio, la prensa pero sobre todo la televisión e internet están incidiendo significativamente en el modelaje del hombre. La alfabetización en medios, desde la filosofía, le confiere sentido al acto de comunicar, más allá de la opinión pública y publicada.

Conocimiento, interpretación y persuasión son tres momentos del suceso mediático que responden, de alguna manera, a las cinco interrogantes que todo acto informativo necesita: ¿Qué? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Quién? y ¿Cómo? Implican en sí mismas el saber, el interpretar y el persuadir.

Sin embargo es la filosofía una disciplina (sin ad autoritum) capaz de responder al ¿por qué? de los hechos. La Filosofía es y seguirá siendo "la buscadora incansable de las causas primeras y últimas de todas las cosas", aunque sean sus propios hijos quienes la hayan decantado.

En el programa de estudios de 1990 de la licenciatura en Filosofía de la Universidad Veracruzana se cursaban las experiencias educativas “Análisis y técnicas de la Comunicación Social" I y II, cátedra que fundara el Dr. José Benigno Zilli Mánica. Tras algunas modificaciones al programa que sustituyeron la materia, en el año 2002 retomamos la línea discursiva de la experiencia educativa y se logró ofertar el seminario optativo: “Filosofía y Medios de Comunicación” con el aval de la Academia de Fundamentos y Filosofía Aplicada. La respuesta fue muy positiva. Hoy el seminario continúa abierto.

Creemos que existe una necesidad probada académica (y profesional) de continuar por este camino en torno a la filosofía y a los medios de comunicación. Apoyar esta propuesta significa abrir los espacios de interlocución con otras disciplinas para el desarrollo conjunto de investigaciones sobre el tema.

Esperamos le sea de alguna utilidad su apreciable visita.
¡Hasta siempre!


*Catedrático del Seminario "Filosofía y Medios de Comunicación"- Universidad Veracruzana, Xalapa, Veracruz, México.
No hay ninguna entrada.
No hay ninguna entrada.